tapa

Magnetizado

$ 325.00
Poco stock, confirmar existencia antes de realizar el pedido

Información adicional

Materia: Lit. Argentina ISBN: 978-84-339-9850-7
Editorial: Editorial Anagrama S.A. (España) Num. de edición: 1

Reseña

Era septiembre de 1982, el año de Malvinas, el comienzo del fin de la dictadura militar. En el transcurso de una semana tres taxistas fueron asesinados, dentro de sus autos, en la zona de Mataderos. Las escenas tenían suficientes elementos en común como para pensar en una serie. Sin embargo, contra la idea de que en el fondo los asesinos seriales quieren ser descubiertos, este no había dejado pistas suficientes. El caso se estancó hasta que el 15 de octubre un hombre se presentó en Tribunales, diciendo que venía a denunciar a su hermano: el asesino de taxistas, Ricardo Melogno.
 
Desde entonces y hasta hoy Melogno estuvo preso, en diferentes cárceles comunes, en pabellones psiquiátricos y en pabellones para criminales de hospitales psiquiátricos. Nunca terminó de establecerse su lugar en el sistema penitenciario. De hecho, se descubrió más tarde que había habido un cuarto crimen, que en realidad fue el primero,  del otro lado de la General Paz, lo que desató un debate, nunca zanjado, entre jurisdicciones: para la justicia de la Provincia de Buenos Aires, era responsable de sus actos; para la de Capital, era inimputable por insanía mental. Sin embargo, no había tampoco acuerdo en torno al diagnóstico. Por esa misma indefinición, una vez cumplida su condena, Melogno siguió recluido. Nadie podía garantizar que no fuera peligroso, que no fuera a cometer un nuevo crimen, si bien todo parecía indicar que nada de eso sucedería: aunque Melogno nunca pudo explicar qué lo llevó a cometer los asesinatos, eso, fuera lo que fuera -el móvil, el impulso, las voces- había dejado de existir en septiembre de 1982.
 
Durante 2014 y 2015, Carlos Busqued -autor de Bajo este sol tremendo- entrevistó a Melogno. Esas entrevistas, más algunas con médicos que lo trataron y un breve testimonio del hombre que lo detuvo son la materia de Magnetizado, un libro sobre lo inclasificable y por lo tanto también sobre la insuficiencia de los órdenes clasificatorios: la justicia, la psiquiatría, la opinión pública, el sentido común.
 
Las palabras de Melogno se van desplegando alrededor de ese núcleo turbio ligado a los asesinatos sin tocarlo nunca. Y en ese despliegue se va construyendo un policial peculiar en el que están los cuerpos, está el autor, pero falta el móvil.
 
En ese sentido hay también en Magnetizado una pregunta por la literatura y por sus propios órdenes clasificatorios. Libro documental, Magnetizado consiste en una selección y un ordenamiento del material: no hay otra voz que la de los implicados, y por lo tanto nadie repone desde afuera lo que falta. No hay allí ninguna ficción, podría decirse. Al mismo tiempo, y tal vez precisamente por eso, Magnetizado es una de esas novelas policiales no se pueden parar de leer.

Otros libros del autor